CONFIANZA, RESPETO Y DIGNIDAD: TRES VALORES FUNDAMENTALES EN EL TRATO DE UN ADICTO EN RECUPERACION POR SUSTANCIAS QUIMICAS.

AutoEstima

 Juan Bernardo Trizón Preciado
artículo de opinión

Psicologo de Adicciones

“El trato a un paciente que está en proceso de recuperación tiene que ser inmejorable en un sentido estrictamente profesional, humano y de vocación por parte de las personas que brindamos un servicio de atención en el ámbito de las adicciones por sustancias químicas como drogas y alcohol.”

 

Los adictos a sustancias químicas presentan patrones de conductas repetitivos en su proceso de recuperación como: pérdida de control, soberbia, justifican su consumo, negación, minimización, culpan a otros, agresividad, intolerancia, ansiedad, irritabilidad y un largo etcétera. Además de tener sentimientos de culpa, tristeza, desconfianza, duelos no resueltos y baja autoestima.

Desarrollando mi profesión como psicólogo terapeuta en una clinica de rehabilitación por adicciones químicas, he logrado generar en mi interacción con el adicto en recuperación un alto grado de empatía que me permite trabajar de una manera que considero efectiva y eficaz en el trato que merecen tener como adictos en proceso de recuperación.

Los adictos que llevan un tratamiento para recuperarse se encuentran en un estado de sensibilidad emocional, por ello es importante que el profesional a su cargo logre emplear estos tres valores que considero importantes y necesarios en el trato con el enfermo.

  • La confianza, es uno de los valores más importantes que tenemos los seres humanos, que genera esperanzas firmes de una persona y para el profesional a cargo de un adicto en recuperación es primordial generar este primer valor. Con él se podrá llevar a cabo y de la mejor manera un tratamiento de calidad con buena comunicación, entendimiento, comprensión y esperanza entre paciente y profesional.

La confianza generada por parte del profesional en el adicto                representa el apoyo, la fe y la salvación del enfermo en su gran paso.

Sin este valor (confianza) el tratamiento se puede convertir en una tortura para el adicto y puede llevarlo al fracaso”

  • El respeto, es un valor que representa reconocimiento, honor, aceptación, aprecio, valor por las cualidades del prójimo y sus derechos.

Para el adicto en recuperación sentir que se brinda un trato de respeto por parte del profesional, le ayudara a recuperar su valor como ser humano y le motivara para esforzarse en su recuperación.

“El respeto mutuo generara una línea transparente que no se cruzara y permitirá que se lleve un tratamiento en paz y adecuado con una sana interacción en base al reglamento institucional que se maneje.”

  • La dignidad como valor hace referencia al derecho innato e inviolable que se tiene como ser humano  porque es racional y posee libertad para hacer y crear cosas.

En el caso de un adicto en recuperación, el trato con dignidad por parte del profesional a cargo le dará la seguridad de que es un ser libre y tratara de ajustarse de la mejor manera al tratamiento cuando este racionalice que se está trabajando en su recuperación para ser un ser humano digno.

“el trato con dignidad indica respeto y confianza en el otro, manteniendo así  un vínculo de humanidad irreprochable.”

Sin duda aplicar estos valores en el trato con adictos en proceso de recuperación facilitara el trabajo del profesional a cargo y se construirá  un ambiente de armonía, comunicación y comprensión humana además de un trabajo de calidad.