Mi testimonio de Vida, actualmente un adicto en recuperación.

TestimonioJonathanMillan

JonathanMillan

Jonathan Millán López

Operador Terapéutico / Consejero en adicciones

 

Recuerdo como comenzó todo, esa vez en la que probé la primera dosis, sentí satisfacción, también deseo, era una necesidad enorme de seguir haciendo eso para poder ser feliz, mi mundo y mis problemas se arreglaban al estar en su efecto, eso pensaba, sin saber que era todo lo contrario. Pasaron más o menos seis meses en los que seguí haciendo eso, poco a poco mis amigos se fueron haciendo menos, empecé a perder peso y los problemas familiares fueron aumentando, todo se estaba convirtiendo en un caos, y por desgracia mi pensamiento seguía girando en torno a drogarme. No me hacía cargo de mi familia, las desconfianzas cada vez eran más, las personas hablaban mal de mí, la droga se estaba apoderando de toda mi vida, ella me controlaba a mí y me estaba haciendo perder lo más preciado, mi familia.

Así siguió mi vida durante tres años, los problemas iban en aumento, ya no sólo familiares sino en general, hasta que un día empecé a reaccionar, a ver todo lo que estaba perdiendo a causa de esa sustancia. Tuve el valor y me di la oportunidad de cambiar, de dejar de consumir, aunque sabía que no podía solo, necesitaba ayuda profesional. Hablé con mi familia y les conté lo que quería, el cómo me sentía, y así les pedí ayuda. Mis padres sin dudarlo y con toda la alegría por mi decisión, me brindaron su apoyo, así llegue a clínica Sinaí, como paciente, cómo una persona con problemas de adicción.

Entre a Sinaí como una persona negada defendiendo las adicciones como todo adicto, pero la profesión de la clínica Sinaí me ayudó aceptar que tenía una gran enfermedad y que tenía que trabajar con mis defectos de carácter, me enseñaron a tenerme amor a mí mismo y poder amar a mis seres queridos, salí, enfrenté la batalla afuera, cosa que me costaba y, actualmente, me cuesta mucho trabajo hacerlo, pero con mi fortaleza y las herramientas que me dieron en clínica Sinaí la llevo poco a poco, recuperé confianza en mi familia, lo bueno estaba llegando.

Nuevas oportunidades se me estaban presentando , después de un año de seguir en la lucha afuera de clínica Sinaí se me presenta el trabajar en esa clínica como consejero en adiciones y transmitir en mensaje sobre las aducciones como hacerle para poder llevar una recuperación, hoy en día tengo la oportunidad de servir con todo mi corazón en comunidad Sinaí,  un lugar donde si es posible salir de ese sufrimiento de la adicción, hoy en día tengo tres años sirviendo el clínica Sinaí y lo hago con todo mi corazón porque sé que puedo salvar muchas vidas como a mí me salvaron de ese hoyo de sufrimiento donde estaba , espero y de algo les sirva mi testimonio de vida, si tienes algún familiar con esta enfermedad, ayúdale, te lo agradecerá como yo a mi familia, Dios los bendiga…