Protocolo de desintoxicación por sustancias químicas.

Protocolo de desintoxicación por sustancias químicas

Claudia

Claudia Itzayanna Lopez Carrillo

Enfermera Clínica

Los adictos que ingresan a comunidad de Sinaí llevan un protocolo de desintoxicación efectivo, el cual lleva a los pacientes a recuperarse de una manera rápida responsable, y profesional. El protocolo es por un periodo de 30 días dependiendo su nivel de consumo.

Procedimiento: el primer filtro es una pequeña entrevista.

La entrevista donde se le cuestiona al paciente el uso de químicos, cantidad, frecuencia y forma de consumo. Dependiendo de su historial el medico es el encargado de valorar y ordenar los pasos a seguir.

La duración del protocolo es individualizado dependiendo de la gravedad del consumo (signos y síntomas), el tiempo de consumo, la edad del paciente, etc. Por lo tanto, el protocolo de desintoxicación puede durar desde escasos 6 días hasta aproximadamente dos semanas. La intención es que el paciente egrese sin ningún protocolo.

Desintoxicación por alcohol.

1-aplicar historia de consumo de alcohol

2-mediante exploración física e historia clínica, integrar el cuadro clínico de supresión para poder iniciar la desintoxicación.

3- desintoxicación: se administra el medicamento que el medico proporciona.

4-complementos: se administra el complemento de medicamentos que tendrá en su proceso de recuperación después de la desintoxicación.

Desintoxicación por metanfetaminas

  • Se indican anti psicóticos como protocolos de desintoxicación ante la alta posibilidad de que se desencadene delirium y/o brote psicótico típicamente inducida por este grupo de drogas.

Desintoxicación por cocaína.

  • Se utilizan medicamentos para la ansiedad o insomnio ya que en este tipo de pacientes por su alto contenido de droga en su cuerpo ingresan días o hasta semana sin dormir.

Desintoxicación por marihuana.

  • Se utilizan medicamentos para la ansiedad o insomnio

Se evitan los ingresos de pacientes con trastornos depresivo mayor, de gravedad moderada a grave con idealización suicida, estados confusos (también conocidos como delirium, independientes de la causa), y trastornos de bipolares en etapas agudas.

Aun así, todo paciente requiere de valoración psiquiatra al ingreso, pues hemos tenido pacientes con trastorno obsesivo compulsivo que complican su apego al tratamiento y lo desvían de un buen aprovechamiento dentro de la institución.

Es importante determinar si el paciente es apto para permanecer en la institución ya que el programa exige rendimiento para llevar acabo las diferentes actividades planeadas para ellos.